Divagaciones

«Cada uno de nosotros es una preciosidad, en una perspectiva cósmica. Si alguien discrepa de tus opiniones, déjalo vivir. En un trillón de galaxias, no hallarías otra igual.»
Carl Edward Sagan (1934-1996) Astrónomo, Astrofísico, cosmólogo, escritor, científico y divulgador.
Mis divagaciones te mostrarán a una Paz en estado puro, serás partícipe de mis cambios de humor, de mi extásis y de mi melancolía.
Sobre la frase citada arriba, imprégnate de ella, hazla tuya, y desnuda tu alma sin miedos, sin complejos, sé tu mismo a pelo, sin filtros, pues es tan real que eres único y que nada debe condicionar este hecho.
Aunque a veces la incomprensión te aleje de ti mismo vuelve a tu «yo» por que en este camino de luces y sombras, al final de la meta sólo estarás tú.

DIVAGACIÓN NUMBER ONE

El precio de mi vida es mi muerte, mi lecho de rosas será mi tumba, ¡Cada vez me siento más diminuta y a la vez responsable de tanta
felicidad!
No me juzgues si me ves tirarme una piscina desnuda y borracha en mitad de la madrugada, no piensas mal de mí si decido lanzarme desde la estratosfera sin paracaídas…
No lo haré, es cierto, nunca lo haría…
Podríamos conectar nuestros cerebros y vivir en nuestra utopía pero luego el precio de la vida eterna renunciar a las caricias.
Puedo pecar de intensa, de cansina, pero no permitir que los días que me quedan en esta vida sean pura monotonía.
La muerte es real… VIVE LA VIDA, COMÉTELA, SUÉÑALA, ESTRÚJALA Y JAMÁS DEJA QUE PASE SIN MÁS
.

Divagación number two

Lo más trascendente de todo es que estamos más encerrados de lo que pensamos.
Mundos y submundos dentro del nuestro, ocultos por descubrir, las profundidades del océano más desconocidas para el hombre que el mismo Marte.
Mi afán de aventura no me ayudará a teletransportarme ni me meterá en una máquina del tiempo.
Qué pequeños somos, mucho más que un punto azul pálido en el espacio.
Quisiera volar tan lejos y es cierto que me moriré sin ver ni una milésima parte de las maravillas de la tierra.
Pero lo cierto es que ahí están y a lo mejor en sueños podré asomarme a pasear por ellas…
Las fantasías pueden ser incansables, increíbles y muchas veces la mejor entrada a ese jardín secreto.

Mientras leemos nuestra nueva divagación te recomiendo una copita de mistela y escuchar Faking the books de Lali puna, una canción de ritmos electrónicos y gélidos.

Divagación número III

Desorden, perder el control…dejarlo salir, ser tú mismo o no, o no demasiado.Disorder es una canción de Joy division con una atmósfera oscura y melancólica, que refleja bastante como me siento.

Y ante esta nueva divagación, la respuesta a la pregunta para mí es un rotundo Sí. Pero tras las enseñanzas de la vida obviamente viene cargada por millones de matices, entonces… ¿fluir con condicionantes, es fluir? Pienso en estas palabras a menudo e intento seguirlas como un credo que me recuerda lo importante que es ser uno mismo y vivir el presente. Es sólo que a veces fluyes de una manera en la que no se te entiende y después te fustigas por ello, en esos casos es cuando piensas que igual no es tan buena idea dejarse llevar.

Cuando era pequeña tuve muchos problemas en el colegio, problemas con nombre y apellido que me persiguieron y condicionaron esa manera de fluir, y hoy en día a veces se me representan como fantasmas que intentan asustar a una pequeña Paz que se convierte en bolita. Una pequeña Paz que no puede mostrar flaquezas porque tiene alrededor una familia que depende de ella, pero que a veces se asfixia y necesita recurrir a estas palabras de mi divagación.

Por esos problemas de la niñez me convertí en este ser que soy tan intenso que valora el amor por encima de todo y que vende la piel del oso antes de cazarlo. Una buena expresión para definirme, aunque muy fea, ¡con lo maravillosos que son los osos! Pero es así me entrego en exceso, sin reservas, sin pensamiento, perdiendo el control, sintiendo…”Fluir o no Fluir this is the question”

¡Un whisky doble por favor!

Divagación número IV

A veces cuando tienes ganas de llorar justamente es eso lo que debe hacer… y esta canción me ayuda: So broken de mi adorada Björk y el monstruo de Raimundo Amador.
Por otro lado, la vida siempre está llena de esperanza y de optimismo, todo lo que se rompe se puede pegar.
Y todos los corsés se pueden desabrochar…

El corsé


contener un río con una presa,

contener el alma con una armadura.


La vida claustrofóbica y bendita

Divagación número V

Fiel a mis costumbres vuelvo a anticiparme. Entre mis rasgos más característicos destaca mi impaciencia por las cosas, la necesidad de tenerlo todo inmediatamente, sufro de locura en las esperas, verdadera desesperación. En este caso concreto me anticipo por falta de tiempo, no podré enviar la divagación ni mañana ni el viernes así que la envío hoy. Cuando escribí esta última divagación estaba especialmente nerviosa, y cuando esto me pasa mis TOCS se revolucionan y se ponen muy festivos. En películas como Toc de Paco León puede llegar a parecer simpático vivir con esta particularidad, pero no es así, es realmente angustioso.

He valorado compartir con vosotros lo que me pasa, es algo muy personal. Pero quizás alguno de los que me leáis vivais con ello y os ayude leer que no estáis solos.

Hay muchas películas que hablan del tema como El aviador y Mejor imposible, esta ultima me parece una locura maravillosa, además Jack Nicholson es uno de mis actores favoritos desde que lo vi en El resplandor representando de manera espectacular otro tipo de locura.

Por cierto, sobre estar locos…Un señor muy famoso llamado Lewis Carroll dijo: “Estás completamente loco. Pero te diré algo…las mejores personas lo están”.

Y otra cosa más ¿Sabéis que el amor es la única locura aceptada por la sociedad?

Hoy he comido con mi madre en un restaurante de comida de los Balcanes que me flipa y hemos acompañado la comida con un vino tinto llamado Drácula de Rumanía. Drácula aparte de ser el vampiro más famoso de la historia, fue un príncipe rumano que existió de verdad y que tenía el apodo de “Vlad el empalador”…Ahí lo dejo. En cuanto al vino, muy recomendable para este momento. Y otra confesión, el vino tinto activa mi locura.

Después de divagar un rato, os dejo mi divagación semanal…

El cielo está divagado, quién lo “desdivagará” el “desdivagador” que lo “desdivague”, buen “desdivagador” será.

Esta vez mientras escribía me puse la canción de Ennio Morricone: “Love Theme from Nata”.

No tiene nada que ver con el tema, sí es cierto que es muy dramática. La he elegido porque escribir con ella es como si te dictaran desde el cielo.

Cuando te atormenta,

te abruma,

te quema,

cuando no puedes vivir sin ello

pero prefieres sentirte más ligero y ser como el resto.

Por que llamarlo trastorno compulsivo le quita toda la magia.

Entonces prefieres quedarte perdida en tu locura para no dejar de tenerla

 aunque a veces duela.

DIVAGACIÓN NÚMERO VI

Niñita curiosa, ¿qué hacías corriendo detrás de un conejo blanco? Sí es que te pasó poco…de poco te cortan la cabeza…aunque claro no te juzgo y es más, lo entiendo. Perseguir una fantasía cuando tu vida es tediosa y monótona. ¿Qué fue entonces, la casualidad de que un conejo pasara por delante de ti en ese momento tan tostón, o la curiosidad que no podía callar dentro de ti y tenía que seguir ese hecho inusual? Parece que ambas cosas estaban unidas, un hecho casual que despierta tu curiosidad. Como Pandora y su dichosa cajita, como la delicada pianista con garganta degollable de la Cámara Sangrienta de Ángela Carter que tuvo que usar las llaves y abrir únicamente la puerta que le estaba prohibida. ¡Ay la curiosidad!, esa curiosidad que mató al gato, quizás porque hizo algo que no debía o porque le atropelló un camión que por casualidad pasaba por allí, vete tu a saber…

No necesariamente deben ir de la mano, pero en muchas ocasiones sí lo hacen…

¿Fue casualidad que un tiburón destrozara a una tripulación entera en la película de Jaws cuando iban por curiosidad persiguiéndolo? Aunque bueno no fue curiosidad cuando el mismo tiburón atacó a unos bañistas sin previo aviso.

Por cierto, particularmente creo que la curiosidad es maravillosa.

Hablando de tiburones, que me encantan, el tema principal de su banda sonora es un puntazo, resulta tan inquietante que piensas que te va a morder uno hasta fuera del agua…Nunca se sabe si no que se lo digan a los protas de Sharknado.

Ya sabéis que soy muy de vermú, pero si te tomas una IPA mientras lees mi divagación a lo mejor en vez de que el tiburón te muerda te puedes hacer colega suyo.

DIVAGACIÓN VII

¿Hola qué tal?, una semana más de divagación y comentar al respecto que todas tienen un denominador común que es la melancolía puesto que las escribí en el confinamiento donde me encontraba doblemente encerrada. Encerrada literalmente y maniatada subjetivamente, cosas que no vienen al caso. Maternidad y circunstancias del momento. Pero vamos que no soy ninguna amargada y cuando os vendí lo que serían las divagaciones os hablé de varios estados de ánimo y sólo ha aflorado el de romántica de rasgarme las vestiduras y caminar cabizbaja.
Aunque ahora parece que se acerca el momento final de la pandemia y ya no estamos confinados, aun así, es cierto que me está costando mucho salir a la luz y ser esa loca hedonista de la vida que solía ser, estoy en ello.
Cuando escribí esta divagación pensé en acompañarla con Gabriels Oboe de Ennio Morricone, pero vamos a cambiarle el rollito. Busca Safe and sound de Capital Cities y mientras la escuchas mírate en el espejo y piensa que cara más bonita tienes ahora que no llevas la puñetera mascarilla y respira, muévete, suéltate al ritmo de la música, dirígete a la nevera y cógete una birra fresquita, sigue bailando con la cerveza en la mano y piensa qué suerte tengo de estar VIVA, VIVA. Y por lo demás lo que surja…
 
Por cierto ¿Sabes qué son las estrellas fugaces en plan científico?
Por si no lo sabes…Las estrellas fugaces llamadas también meteoros, son pequeñas partículas que al entrar en contacto con la Tierra, con la atmósfera, se queman y producen esa colita que surca el cielo y que conocemos como estrella fugaz.
En nuestro folclore existe la tradición de pedir deseos cuando vemos cruzar una en el cielo.
Una de las teorías que se conocen al respecto decía que cuando una estrella fugaz caía, el cielo se abría para los mortales.
Y he ahí el tema de mi divagación de esta semana.
¿Qué es la felicidad sino una lluvia de estrellas fugaces? Puesto que la felicidad es algo efímero como las estrellas que surcan el cielo a las cuales pedimos deseos, deseos que queremos para ser felices, o serlo más por que quizás ya lo seamos, porque bailamos mientras bebemos cerveza y nos miramos nuestra cara guapa en el espejo y nos decimos esta vez gritando mucho: ¡ESTAMOS VIVOSSSSSSSSS!


 

DIVAGACIÓN VIII

Porque una vida sin torreznos y vermú no es vida…

Viva las Vegas fue una canción interpretada por Elvis Presley en la película que se llamó de igual manera. La letra habla de la locura en las Vegas. Una locura que él mismo conoció y le llevo a la muerte. Pero esta divagación no va de final, habla de durante y de torreznos, y de vermú o de ese “X” que sea tú distracción, liberación, antojo, capricho. Yo soy una persona muy caprichosa pero la verdad que no de caprichos caros, no iré detrás de un diamante, bueno no me vendría mal conseguir uno, entonces lo vendería y me gastaría el dinero en mi “Viva las Vegas” particular, del disfrute de poder salir a tomar ese vermú e invitar siempre a mi familia y amigos. Me gustaría tener un bolsillo infinito para decir siempre “Aixó ho pague jo». Si bien soy una gastadora lo que más me gusta en el mundo es invitar y hacer regalos a los de mi clan. Hay que encontrar una chispa diaria que encienda tu vida y la verdad que se puede encontrar fuera del materialismo. Pero es muy necesario ser consciente y no ir en modo automático, por que entonces nos perdemos sin disfrutar del momento. Cada mañana cuando despierto practico mindfulness desde hace dos años. En mi meditación me paro a escuchar y a sentir mi cuerpo de manera introspectiva y siento lo afortunada que soy por que lejos de las banalidades, mis hijos, mi familia, la gente que quiero, están bien…y sobre todo tienen y rebosan salud.

El dinero ayuda a conseguir lo que quieres, desgraciadamente para cualquier cosa lo necesitas, aunque siempre puedes huir al bosque y contagiarte con la mentalidad de Thoreau…

Lo que sí es cierto es que me hubiera gustado muchísimo viajar de puntazo a las Vegas y haberme casado vestida de Marilyn…Bueno nunca se sabe…

En “Casa Blanca “a Humphrey y a Ingrid siempre les quedará París…y a mí siempre me quedarán los torreznos , el vermú y SALUD, aixó que no falte!!!

DIVAGACIÓN IX

La vida es una tómbola, eso me dice mi padre…
Pero ¿lo es?… por malo que sea el premio nunca es peor  que lo que te puedas encontrar en la vida. Una muñeca «chochona» no es tan mala opción ¿Verdad?
 
Hoy me ha dado por el vino tinto, con él me pongo más trascendental.
 
Esta semana comenzó pletórica, continuó triste y ahora se mantiene sin relevancia…
Pletórica por mi nueva profesión de escritora, ESCRITORA, mmmm ¡qué bien suena! aunque en parte me da vergüenza reconocer que lo soy, sí es que lo soy. Escribir siempre ha sido algo muy personal para mí, aunque inventara historias sin fin, siempre eran historias para no mostrar, sólo para sumergirme, vivir otras vidas, en definitiva mis secretos. Soñaba con levantarme y ponerme a escribir, levantarme y encaminarme hacia la puerta a mi habitación propia, (Virginia Woolf), un lugar donde se detuviera el tiempo. La imaginaba  lúgubre, decadente, desvencijada, con grandes ventanales de cristales rotos vestidos de cortinas bonitas y pesadas de terciopelo, luz de candelabros de tres brazos, una chimenea chispeante, y botellas vacías de vidrio verde y  hojas escritas y manchadas desperdigadas por el suelo , quemadas por las velas, corridas de tinta o manchadas de tinto .Ese mismo que llenaría la copa  que habría sobre el pequeño escritorio de cajones con pomos bonitos, de gárgolas o con la cabeza de medusa.Junto a la copa una preciosa máquina de escribir y yo en la silla sentada  cubriendo mi cuerpo desnudo únicamente por una suave manta de un color blanco muy puro.

Esa idea romántica de ser escritora, de escribir, de mi habitación propia nunca me ha abandonado y ahora siento que la tengo cada vez más cerca…Y que quizás sea el momento de hacerlo público.
Mientras pensaba en aquel lugar en algún edificio del París de 1800, se sucedió un
paréntesis… Pasó algo y me asusté y me puse muy triste. Algo relacionado con ellos
, mis hijos, mis sueños carnales y verdaderos, los que detienen en realidad mi tiempo. No os contaré el qué, pero sí que se solucionó.
Siguiendo con los sueños, mi madre ha escrito un libro sobre ellos y en la dedicatoria que me escribió, me decía así: «Un día tuve dos sueños y uno de ellos fuiste tú»…A mí me ha pasado lo mismo. Y a veces en esos sueños pasan cosas que no te gustan,pesadillas. Pero al final se solucionan y puedo volver a pensar en mi habitación propia.
Porque al final…

Como estoy moñas me he puesto Big my secret de la banda sonora del Piano de Michael Nyman , que con el tintorro, que el mío es un reserva de Rioja, me sube más.

DIVAGACIÓN XX- DIVAGACIÓN FINAL

…pura simplicidad…

Mi última divagación, bonito número, necesito descansar.

Necesito desconectar,

necesito resetear,

soltar mi madeja de lana y dejarla suelta,

 da igual que se enrede,

no me interesa,

no quiero saber nada,

sólo quiero calma,

el olor a playa y la visión de los árboles al amanecer bañados por el rocío,

no quiero nada,

 no busco nada,

 sólo anhelo la pura simplicidad.

Bueno pues eso, que cierro la paraeta, al menos hasta septiembre, que vendré como un terremoto a plasmar todos mis proyectos, son muchos y me encanta. Me encanta ese picor que dice idea, idea, idea…pero por mi bien me leeré cada día mi divagación XX y me dedicaré a leer compulsivamente, y quizás me mire un rato el ombligo, o me dore al sol, o medite, o baile, o cante, o ría o llore, o todo junto. El verano. El verano ya ha empezado y uno de mis mejores recuerdos era levantarme de pequeña en mi casa de campo con jazmines frescos en la almohada. Mi abuelo Diego, recogía jazmines al levantarse y nos bañaba a mi hermana y a mí con ellos. No creo que ya nadie me lo haga, pero recuperaré esta costumbre para mis hijos.

En fin un placer escribiros, volveré, cuidaros mucho y tomar muchos mojitos y daiquiris.

Me ha venido esta canción para terminar a la cabeza, así que os la dejo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: